30 mar. 2016

5 razones por las que te rechazan en un empleo

·

La historia siempre es la misma: llevas tu currículum a una empresa respondiendo a una oferta de empleo, te presentas y te dicen que te llamarán en unos días. Esos días pronto se convierten en unas semanas, y tarde o temprano te enteras por otras fuentes de que las entrevistas a los candidatos que más se ajustan a lo que quiere la empresa están en marcha, pero a ti ni te han contestado. ¿Por qué no nos llaman para las entrevistas de empleo? Hay varias razones que explican este descarte, así que vamos a ver las cinco más habituales.
1. El currículum

Hay dos motivos por los que descartar a un candidato por culpa de su currículum. El primero es un currículum mal redactado, ya sea corto, largo, con una mala presentación, sin fechas o información relevante, con una foto que no es acorde a lo que esperamos en un currículum, con unos objetivos alejados de lo que exige el puesto… hay que revisar el currículum varias veces antes de mandarlo, ya que lo normal es que si el currículum convence nos llamen para la entrevista. Es tu carta de presentación.

El otro motivo es no personalizar el currículum, utilizar el mismo documento para todas las ofertas de empleo a las que respondamos. Por eso hay que ajustar nuestro currículum a los requisitos que pide la empresa, en especial en lo relacionado con formación, idiomas, experiencia profesional o tecnología utilizada, siempre sin inventar. A la hora de actualizar el currículum para una oferta de empleo no basta con poner la fecha al día, hay que reescribilo para que esos aspectos destaquen y llamen la atención del entrevistador.

2. Datos de contacto

No hay nada peor que llamar a un candidato y darse cuenta que el número de teléfono indicado solo tiene 7 cifras. O que tiene 9 y sobra una. O que no corresponde a esa persona. Si ponemos mal el número de teléfono no nos podrán contactar, y aunque existen otras formas de contacto como el correo electrónico (cuidado con la dirección que pones, que sea profesional) hay que comprobar que los datos de contacto están bien, especialmente si acabamos de cambiar de número o dirección.

3. El extra

A la hora de convocar a los candidatos para la entrevista, las empresas hacen varias cribas: según la experiencia, idiomas, formación o relación con el sector… Aún así, si hay un número importante de candidatos que cumplen con el perfil que buscan, no es suficiente dar con el perfil, hay que ofrecer un “extra”. Adjuntar una carta de presentación o de motivación junto al currículum, contactar con la empresa o el responsable de recursos humanos en LinkedIn, ponerse en contacto con la empresa si respondemos a una oferta publicada en portales de empleo… todo suma.

4. La experiencia laboral

Un factor clave a la hora de contratar a un candidato es la experiencia laboral, que sepa de qué va el puesto al que opta. Muchas empresas exigen un mínimo de experiencia a sus candidatos, aunque también están las que piden un máximo asegurándose la llegada de aspirantes jóvenes; pero pasar demasiado o demasiado poco tiempo en una empresa es contraproducente. Aunque pasar un largo tiempo en una empresa puede significar lealtad hay quien lo interpreta como conservadurismo y apalancamiento.

En cambio, un currículum donde se vean cambios de empresa significa superación, flexibilidad y capacidad para adaptarse. Pero ojo, no vale cambiar de trabajo cada dos meses porque acumular muchas experiencias cortas puede suponer un problema. Si encadenas muchos cambios de trabajo es mejor suprimir del currículum las primeras experiencias o aquellas más cortas, dejando aquellas que suponen una experiencia laboral más estable. Unos 5 años en un puesto nos permiten tener una importante experiencia.

5. No cumplir con el perfil

Puede parecer una obviedad, pero muchas veces no nos llaman porque no cumplimos con el perfil que busca la empresa que ofrece la vacante a la que optamos. Estamos acostumbrados a mandar nuestro currículum a cualquier oferta de empleo que esté más o menos relacionada con nuestra formación y experiencia, sin que nuestro perfil concuerde al 100% con lo que busca la empresa, pero nuestra motivación no siempre es suficiente, más aún cuando la situación económica actual hace que decenas de candidatos que se ajustan al perfil estén desempleados.

También puede ser que creas que tu perfil se ajusta a lo que buscan las empresas, pero a la hora de la verdad ninguna, o muy pocas, te llaman para la entrevista. Quizá sea el momento de comprobar si efectivamente tu experiencia, formación, nivel de idiomas o los últimos empleos que has tenido se ajustan a lo que exige la empresa. No lo dudes a la hora de acudir a un experto para que te asesore y te explique en qué estás fallando a la hora de presentarte al puesto.

Hay muchas mas razones que llevan a una empresa a rechazar candidatos: la reputación online, no haber adjuntado nuestro currículum cuando nos inscribimos por Internet, unas exigencias salariales por encima de lo normal… En resumen, aspectos que en la mayoría de casos podemos solucionar si le dedicamos un poco de tiempo extra y repasamos todo bien antes de mandar el currículum. Otra cosa son los casos en los que nos rechazan, por ejemplo, por la edad, ante lo que poco podemos hacer.

Suscríbase a través de su correo electrónico: