19 jul. 2015

Ser emprendedor sin dinero

·

Sea por voluntad propia o por no tener otro remedio, es posible que se vea en la situación de emprender un nuevo negocio por su cuenta. Comenzar de cero no es nada fácil, ya que suele requerir mucho trabajo y dinero. Lo primero es inevitable, pero si lo que le hace falta es el dinero, no es un impedimento.
Convertirse en un emprendedor puede ser una magnífica oportunidad para usted. Puede aprovechar para explotar sus ideas y llevar a cabo sus propios proyectos. Se suele necesitar bastante dinero para comenzar un negocio propio, por lo que las personas suelen recurrir a los préstamos. Sin embargo, si no es partidario de esta opción, le animamos a no darse por vencido.

Es importante que tenga en cuenta el tipo de negocio que quiere comenzar. Hay ciertas actividades, como la restauración, que le requerirán un mayor capital. Sin embargo, el coste de los negocios online es bastante más asequible. Si no tiene demasiado dinero, comience pensando en alguna actividad que no requiera demasiado. Con un ordenador puede ofrecer una gran cantidad de servicios, como una consultoría, fotogafía, entrenamiento personal o diseño gráfico.

Lo principal es su idea. Su tarea en este punto es ser observador y estar atento de lo que ocurre a su alrededor, para así dar con aquello que satisfaga al que podría ser su público. Estudie sobre el tema y haga pruebas. Apunte todas sus ideas y conclusiones.

El segundo paso es el autoanálisis. El método DAFO es una forma simple y efectiva de hacerlo. Se trata de buscar sus fortalezas y debilidades, así como las amenazas y oportunidades. Una vez contemplados los aspectos internos y externos que vayan a influir en su futuro negocio, puede comenzar a establecer un plan para evitar los aspectos negativos.

Como ya se ha mencionado, el público que va a tener es un factor fundamental. Debería estudaiarlo a fondo, desde su edad, género y estado socioeconómico hasta lo que hace, cómo piensas y, sobre todo, lo que necesitan.

Organice y planifique, una vez ya ha determinado su público y que ha analizado las posibles amenazas externas, así como sus puntos fuertes. Necesita saber sus objetivos, los recursos que va a necesitar para llevarlos a cabo y cómo los va a emplear. Se recomienda arcar plazos en el calendario para ser más organizado y productivo. Otro punto importante es saber quién se responsabilizará de cada tarea.

Por último, sírvase de las redes sociales para impulsar su negocio. Tiene un amplio abanico de posibilidades: Twitter, Facebook, LinkedIn... Estas herramientas le serán muy útiles para hacer llegar su producto o servicio a su público de manera directa y, sobre todo, barata.

Suscríbase a través de su correo electrónico: